Nota sobre l’Informe de l’Advocacia General de l’Estat referent a la suspensió dels terminis prevista en la Disposició Addicional Tercera del Reial Decret 463/2020

 

La Sots-direcció general dels Serveis consultius de l’Advocacia General de l’Estat ha emès, en data 20 de març de 2020, un informe sobre la forma en què s’haurà de procedir quan perdi vigència la suspensió dels terminis prevista en la disposició addicional tercera del Reial decret 463/2020, de 14 de març, pel qual es declara l'estat d'alarma per a la gestió de la crisi sanitària ocasionada pel COVID-19.

Prèviament, cal recordar que la disposició addicional tercera del Reial decret 463/2020 estableix que:

 

 «1. Se suspenden términos y se interrumpen los plazos para la tramitación de los procedimientos de las entidades del sector público. El cómputo de los plazos se reanudará en el momento en que pierda vigencia el presente real decreto o, en su caso, las prórrogas del mismo».

 

L’informe destaca la diferència entre “terme” (“término”, en castellà) i “termini” (plazo”, en castellà):

 

«…los conceptos “término” y “plazo” no son sinónimos, refiriéndose el “término” al señalamiento de un determinado día; y el “plazo” al periodo de tiempo existente entre un día inicial y un día final, pudiéndose realizar la actuación de que se trate en cualquiera de los días que conforman el referido plazo»

 

A continuació distingeix i defineix els conceptes de “suspensió” i “interrupció»:

 

«…la suspensión de un plazo implica que el mismo se detiene, se “congela en el tiempo” en un momento determinado debido al surgimiento de algún obstáculo o causa legal, reanudándose, cuando dicho obstáculo o causa ha desaparecido, en el mismo estado en el que quedó cuando se produjo la suspensión. Es decir, si un plazo de 30 días se suspende en el día 15, en el momento de la reanudación quedarán sólo otros 15 para que expire.

 

Por el contrario, en los casos en los que legalmente está prevista la “interrupción” de un plazo, una vez que tiene lugar el acto interruptivo, el plazo vuelve a contar desde cero, volviendo a nacer en toda su extensión y quedando sin efecto el tiempo del plazo hasta entonces transcurrido.»

 

L’informe remarca la contradicció que hi ha en la disposició addicional tercera quan indica en el seu apartat primer que «Se suspenden términos y se interrumpen los plazos para la tramitación de los procedimientos …», quan suspensió i interrupció són conceptes jurídics diferents, amb conseqüències jurídiques diferents.

 

L’informe afegeix que: “La interpretación sistemática del precepto exige dar prioridad a la expresión contenida en la rúbrica del mismo y entender que se está ante un supuesto de suspensión de plazos procedimentales, y no de interrupción, lo que viene corroborado por lo establecido en el segundo inciso del precepto, que establece que «El cómputo de los plazos se reanudará …», lo que implica que volverá a contar por el tiempo que restare en el momento en que hubiera quedado suspendido, sin que de ningún modo vuelva a comenzar de nuevo desde su inicio.

 

L’informe conclou que el sentit de l’apartat primer de la disposició addicional tercera del Reial decret 463/2020 és el d’establir que els terminis procedimentals als quals es refereix queden suspesos en el moment de la declaració de l’estat d’alarma, i que es reprendran pel període que resti quan desaparegui l’estat d’alarma esmentat, inicial o prorrogat, sense que en cap cas tornin a començar des de zero. És a dir, es “reprenen” però no es “reinicien”.